Normalmente cuando una pareja se plantea la posibilidad de acudir a un psicólogo (os recomendamos a los psicólogos profesionales de Psicosagra) para realizar una terapia de pareja es tras un largo tiempo en el cual la comunicación con el otro se ha deteriorado o incluso eliminado la comunicación verbal, cuando existe en ambos miembros o en uno de ellos una  gran insatisfacción con cómo es su vida y la dinámica diaria de la pareja.

Otros problemas por los que se suele acudir a terapia de pareja es una infidelidad, ya sea física y/o emocional, así una infidelidad emocional consiste en una contacto verbal y emocional con otra persona, sin haber contacto físico.

En otras parejas surgen conflictos

Bien sea ante el nacimiento de los hijos o conflictos con la familia de origen de ambos o uno de los miembros en la pareja.

Existen diferentes motivos para acudir a una terapia de pareja, y el tomar esta decisión suele ser complicado, ya que es necesario implicación y motivación para el cambio por parte de ambos miembros de la pareja, hecho que no siempre ocurre así.

Si esto ocurre el psicólogo buscará la forma de implicar a ambos miembros y hallar el motivo por el cual existe esa baja implicación.

Cuando se acude a una psicoterapia de pareja lo primero que realizará el psicólogo será una valoración de la historia de pareja, para ello ambos miembros de la pareja son necesarios en la terapia, ya que ambos puntos de vista son importantes y el que los dos miembros de la pareja escuchen sus puntos de vista.

En esta valoración se explora como se conoció la pareja, como fue la relación de noviazgo, cuando surgen los problemas en la pareja y donde radica la raíz de estos.

Además, se reconstruye con la pareja como ha sido la inclusión de cada uno dentro de la familia de origen del otro, y en caso de tener hijos, como ha sido la incorporación de los hijos en la pareja y como se han sentido con su nuevo papel de padres.

Es necesario explorar en profundidad toda la historia de la pareja

Ya que en muchas ocasiones nos encontramos con que los paciente señalan un momento temporal de comienzo de los problemas en la pareja, pero en consulta luego vemos que la raíz de estos problemas es anterior, incluso en algunos casos cada miembro de la pareja identifica las dificultades en su relación en diferentes momentos temporales.

Además, como cada miembro en la pareja es una persona independiente,  con vivencias diferentes también es importante reconstruir como ha sido su historia personal, ya que hechos del pasado o presentes independientes de la pareja puede estar influyendo en uno de los dos y   repercutir en la pareja.

Así hay problemas de comunicación

Surgen por dificultades que está viviendo uno de los miembros de la pareja, que no sabe como compartir con el otro y que este puede no ser consciente de ello o siendo consciente no sabe como poder ayudar al otro, por ejemplo dificultades en el trabajo, una perdida familiar, problemas con hijos…

En una psicoterapia de pareja las sesiones siempre se realizan en pareja

Puesto que ambos tienen que escucharse y ser conscientes de lo que le ocurre al otro, no podemos trabajar con una pareja si nos falta el otro miembro, ya que aunque se puedan conseguir cambios a través del cambio en una de las partes de la pareja, el cambio será más lento y menos profundo que cuando se acude a sesiones en pareja.

Es como si intentáramos arreglar una silla que tiene dañada ambas patas, podemos arreglar una pata y reforzar la otra,  pero realmente para sostener la silla se necesita que todas  estén sanas, ya que esta pata reforzada no está sana realmente y puede volver a fallar.

Solamente se hace un trabajo individual cuando en la terapia de pareja detectamos traumas o conflictos sin resolver en uno o ambos miembros de la pareja que provienen de sus historias individuales pasadas y que son necesarios trabajar de forma individual, pero en estas sesiones nunca se trabajará aspectos de la pareja.

Los aspectos de la pareja solo se trabajaran en pareja.

Compartir es vivir...