Ahora que habéis decidido comprar una barbacoa para disfrutar de ricas comidas al aire libre surge otra disyuntiva, viene la pregunta: Es mejor la barbacoa de gas o la de carbón.

En este artículo (y gracias a los consejos del blog Barbacoas.click) haremos un recorrido por los pros y contras de barbacoas de gas y carbón para echaros una mano pero ya os adelantamos que la decisión es muy personal y dependerá de gustos, frecuencia con la que la usaréis y presupuesto.

Barbacoas de Carbón: Porque nos gusta oler a leña

Comencemos con la barbacoa de carbón, un auténtico clásico, el olor del carbón cuando se empieza a quemar recuerda a las veladas invernales delante de la chimenea y todo el ritual de encendido es una parte más de la actividad de “hacer una barbacoa” en el que todos tomamos una cervecita y echamos unas risas esperando la comida.

Todo es muy romántico pero mejor no encenderlas con mucha hambre ni prisa ya que se tarda un buen rato en tener las ascuas preparadas para cocinar.

Además si la meteorología no nos acompaña, por ejemplo hace viento, se nos complicará aún más el encendido y las cenizas pueden salir volando.

Barbacoas de carbón

Por otro lado, la limpieza de las cenizas puede ser algo engorroso, dependiendo del modelo de barbacoa (si no llevan cajoncito y hay que volcarlas).

Las barbacoas de carbón son normalmente más baratas que las de gas ya que, aunque existen modelos bastante sofisticados, siempre se pueden encontrar opciones económicas.

Estas barbacoas de gama baja y precio también bajo pueden ser muy recomendables si creemos que la vamos a usar poco, además son menos pesadas, fáciles de transportar y ocupan poco espacio. Es importante si podemos elegir comprar una barbacoa de bola.

La tapa es crucial ya que conservará el calor creando un efecto de horno en el interior y cocinando los alimentos por dentro a fuego lento.

En ocasiones veo hipsters: La moda de ahumar

Últimamente existe además una moda de ahumar alimentos que ha explotado en Estados Unidos y poco a poco va teniendo mayor auge en Europa.

La variedad de maderas que aparecen en el mercado para perfumar nuestras carnes y pescados sumado a la amplia variedad de accesorios como ahumadores portátiles hace que nosotros, consumidores sibaritas compulsivos nos apuntemos a las nuevas tendencias y aumentemos nuestro abanico de opciones en el patio de casa.

La vieja escuela habla

Muchos expertos y expertas en barbacoas aseguran que a pesar de lo que dicen los fabricantes no se consigue el mismo sabor “a barbacoa” en una de carbón que en una de gas.

Aseguran que aunque lo esencial del aroma viene de la combustión de la grasa de los alimentos, el sabor que cogen no es igual cuando el combustible es carbón.

La apreciación de la diferencia vendrá del paladar de cada uno/a pero si lo más importante para vosotros/as es el sabor típico de la barbacoa quizás vuestra mejor opción sea la barbacoa de carbón. Cierto es que existe un ritual que no encontramos en las de gas.

Por tanto podemos concluir diciendo que son barbacoas más baratas, con mayor tiempo de trabajo y que requieren de unas manos más expertas y pacientes, en definitiva una barbacoa para fines de semana.

Barbacoas de gas

Barbacoas de gas: Porque yo lo valgo

Las barbacoas de gas son rápidas, tanto para el encendido como para la cocina. La ventaja principal de esto es que las usaréis mucho más.

Siempre que os apetezca estarán disponibles por lo que la “pereza de encender la barbacoa” es menor.

Cualquier día, en cualquier momento y aunque dispongáis de poco tiempo podréis cocinar en vuestra barbacoa.

Además permiten ajustar la temperatura, lo cual también se puede hacer en las de carbón moviendo las posiciones de la rejilla (las que llevan esta opción) pero de una manera menos efectiva.

La mayoría de las barbacoas de gas tienen tapa ayudando a que se mantenga el calor y se pueda hacer poco a poco a fuego indirecto.

El termómetro ese gran desconocido

Termómetros para barbacoas

Gran parte de las barbacoas de gas llevan un termómetro en la tapa que nos permite ver la temperatura de su interior.

Me parece una pieza clave ya que en internet podremos encontrar un amplio número de recetas en las que aparecen a que temperatura cocinar sin dejar margen a errar en la calidad de nuestros platos.

Este valor hará que aún siendo un auténtico crea-suelas de zapatos podamos conquistar el corazón de nuestros despiadados comensales.

Además si alguno se pone tiquismikis y comienza a hablar del fuego con madera (el típico hipster) podemos decir que ya nos va a llegar nuestro kit de ahumado para para barbacoas de gas.

Y si aún queda otros “más pijos”, plantéales una cata a ciegas con barbacoa de gas y carbón de la cual probablemente salgas victorioso.

Pero vamos que si es un Pit Master lo mejor sea agachar la cabeza y balbucear quejidos indescifrables. Cabe decir que también hay termómetros de mano para utilizar en carbón aunque si estas decidiendo quieres ser práctico y puedes gastarte un poquito más yo no lo dudaría, una barbacoas de gas va a ser una buena inversión.

Desventajas

Tras venirme arriba defendiendo a ultranza las barbacoas de gas podemos ver sus desventajas. Una de ellas respecto a las de carbón es que normalmente son más difíciles de transportar fuera de casa. Además de por su peso porque hay que llevar también la bombona de gas.

De todas formas si necesitáis moverlas existen barbacoas de gas sencillas, tipo camping.

Y bueno amigos tampoco os veo pensando, qué hago hoy saco al perro o me echo la barbacoa de gas a la espalda?, porque puedo hacerlo.

El precio es algo a tener en cuenta. Podemos hacernos con una barbacoa de gas por unos 150 euros.

Vale, quiero una de gas

Bueno pues lo ideal será que nos fijemos en la calidad de los materiales. Debemos comprobar que sea robusta y no éste hecha con latas de refresco.

Busca una parrilla sólida, y fíjate que sus componentes sean fácilmente extraíbles para su limpieza y mantenimiento.

Conclusiones finales

De carbón: VENTAJAS

  • Alcanza temperaturas de 500º, pudiendo meter a cocinar el titanic
  • Variedad de maderas y carbón, confiriendo diferentes matices al gusto
  • “Romanticismo del ritual”
  • Sin duda la opción más barata

De gas: VENTAJAS

  • Encendido: Pulsamos un botón y en 5 minutos tendremos la barbacoa lista
  • No producen cenizas
  • Fácil mantenimiento y limpieza
  • Termómetro incrustado
  • En líneas generales los materiales son de mayor calidad haciéndolas más duraderas

De carbón: DESVENTAJAS

  • Encendido, nos puede llevar 45 minutos entre luces y sombras
  • Los alimentos con mucha grasa (chorizos, chuletas…) producirán mucho humo y llamaradas que nos quemarán los alimentos
  • Hacen cenizas y generalmente los fabricantes no nos dan facilidades para su limpieza

De gas: DESVENTAJAS

  • Son más caras
  • Difícil transporte
  • No tiene el romanticismo de las maderas y la creación del fuego por nuestra propia mano

En definitiva, optéis por la opción que optéis estaréis encantados/as ya que la clave de la barbacoa es el momento que propicia y la comida tan sabrosa que aporta y esto se consigue con ambas.

Para los ratos libres y con tiempo barbacoas de carbón, para los más prácticos y que quieren repetir el proceso de cocinado a la parrilla más a menudo gas.

Si os ha gustado mi humilde opinión pues echadnos un cable y compartir el post para que no sólo entre mi madre (que la quiero mucho).

Compartir es vivir...